Los efectos potenciales del alumbrado público LED en la salud y el medio ambiente han sido un tema de discusión candente durante el último año. A medida que esta conversación ha ido evolucionando, también lo han hecho muchas percepciones y caracterizaciones erróneas de los hechos en los LEDs. Hemos reunido una serie de recursos útiles sobre el tema para ayudar a arrojar algo de luz y aclarar algunos de los mitos más comunes sobre las farolas LED.

El alumbrado público nunca debe emitir ninguna luz de longitud de onda corta

Mitos sobre el alumbrado público LED

Mito: Las farolas LED son más dañinas para los humanos y animales que otros tipos de farolas.

Las farolas LED son más dañinas para los humanos y animales que otros tipos de farolas Las farolas LED no son más dañinas para los humanos y animales que otros tipos de farolas. La preocupación no es el tipo de fuente de luz, sino la cantidad de luz emitida que cae en la longitud de onda corta, a menudo llamada la parte «azul» del espectro. Y, a diferencia de otros tipos de farolas, el alumbrado público LED en realidad ofrecen el potencial de controlar la cantidad de luz de longitud de onda corta que emiten.

 

Mito: Toda la luz de corta longitud de onda es dañina para los humanos y los animales.

Por el contrario, la luz de corta longitud de onda es un componente fundamental del mundo natural. Está presente en la luz solar y se ha demostrado que desempeña un papel importante en una serie de procesos fisiológicos, como la afectación del ritmo circadiano. La preocupación es que mucha exposición nocturna a la luz de corta longitud de onda puede perturbar los patrones de sueño y tener otros efectos indeseables.

 

Mito: La iluminación LED emite más luz de longitud de onda corta que otras tecnologías de iluminación.

Mitos sobre el alumbrado público LED Es cierto que los primeros productos de iluminación LED tendían a tener mayores niveles de contenido de longitud de onda corta porque la tecnología estaba todavía en sus etapas iniciales de desarrollo. Aun así, los avances conseguidos después significan que los LED actuales pueden diseñarse para que emitan tan poca o tanta luz de longitud de onda corta como se desee, sin que se produzca una gran disminución de la eficiencia u otros aspectos del rendimiento. Los LEDs también ofrecen un control mucho mayor sobre dónde cae la luz. Lo cual quiere decir que pueden conseguirse los mismos requerimientos de iluminación que las farolas convencionales y al mismo tiempo emitir mucha menos luz, reduciendo así aún más el contenido de longitudes de onda cortas.

 

Mito: El alumbrado público nunca debe emitir ninguna luz de longitud de onda corta.

La mayoría de las situaciones de iluminación de las calles se benefician de tener al menos alguna cantidad de contenido de longitud de onda corta. Las longitudes de onda corta son un componente fundamental del espectro de luz visible, con beneficios que van desde la estética hasta la seguridad. Las fuentes de luz blanca que contienen longitudes de onda cortas, por ejemplo, pueden mostrar los colores de los objetos de forma más natural, ayudar a la identificación de personas y objetos, mejorar el contraste entre un objeto y su fondo, y mejorar la visión periférica en los bajos niveles de iluminancia que caracterizan típicamente el alumbrado público.

 

Mito: Las comunidades están mejor con el alumbrado público convencional.

Durante las últimas décadas, la mayor parte del alumbrado público ha utilizado la tecnología de sodio de alta presión (HPS), que emite una luz naranja-amarillenta. El alumbrado público HPS está siendo reemplazado por tecnologías de alumbrado público que emiten luz «blanca», Las comunidades están mejor con el alumbrado público convencional principalmente LED, debido a su mayor eficiencia y duración. Todas las tecnologías de luz blanca emiten más luz de longitud de onda corta que el HPS. Además de durar más tiempo y ser más eficientes el alumbrado público LED también ofrece otros beneficios potenciales.

Por ejemplo, a diferencia de otros tipos de alumbrado, el alumbrado público LED puede ajustarse para proporcionar sólo el nivel de iluminación necesario en un momento dado. También pueden ofrecer un alto grado de control sobre la dirección en la que se emite la luz. Esto hace mucho más fácil reducir el deslumbramiento, el traspaso de luz (el derrame de luz en zonas donde no se desea) y la luz ascendente (que contribuye al fenómeno del «brillo del cielo» que reduce la visibilidad de las estrellas en el cielo nocturno).

 

El alumbrado público LED puede desempeñar un papel fundamental para evitar consecuencias no deseadas para los seres humanos y la vida silvestre. Siempre que se tenga cuidado de que la luz se dirija sólo a donde se necesita. Con un mínimo de deslumbramiento, y que emita un espectro que favorezca la visibilidad, la seguridad y la salud.